Duruelo de la Sierra se sitúa en España, en la Comunidad de Castilla y León, concretamente al noroeste de la provincia de Soria, a 55 Km. de la capital. Su término limita con las provincias de Burgos y La Rioja. 

Duruelo de la Siera es uno de los municipios destacados de la comarca de Pinares, en Soria. Rodeado de impresionantes paisajes, tiene un significado especial para la provincia, ya que en su término se encuetra el Pico de Urbión y el nacimiento del Duero, del que recibe en nombre.

Tiene un área de 44,55 Kilómetros cuadrados, con una población de 1.104 habitantes y una altura de 1246 m. en el municipio.

 

El nombre de ‘Duruelo’ es un derivado de ‘Duero’ mediante el sufijo diminutivo -uelo, es decir "Duero pequeño".

Parece ser que los primeros pobladores de los que se tiene noticia son los Arevacos, Numantinos, pero sobretodo los Pelendones, aunque como demuestran las cazoletas neolíticas halladas en el término, la zona había sido habitada desde mucho antes.

Más tarde, los mozárabes dejaron dos importantes muestras de su establecimiento; la necrópolis que se halla alrededor de la iglesia, con tumbas datadas en los siglos IX y XII, y dos arcos califales en los muros de la misma datados en el s. X. Es en el entorno de este conjunto arquitectónico donde se agruparon una serie de edificaciones que originaron el primer núcleo histórico de Duruelo de la Sierra. Entre los lugares de visita obligada destaca la Iglesia de San Miguel Arcángel. Un templo de nave única dividida en tres tramos y que es el resultado de la superposición de varias edificaciones a lo largo de la historia. Alrededo la necrólpolis medieval, con aproximadamete un centenar de sepulturas que fechadas entre los siglos IX-XIII.

 

       

 

     

 

Hubo una época de probable despoblación, hecho bastante frecuente en esta tierra de nadie que fue el Alto Duero entre los reinos cristianos y musulmanes. Su segunda fundación se produce en el s. XIII, reinando Fernando III el Santo, y se debe al muy noble Concejo de Soria, quien ordenó la nueva población, otorgando límites, ríos, pastos y heredades a los vecinos que allí se asentaran, tal y como se indica en la Carta Puebla que se conserva en el Archivo Municipal.

"Conocida cosa sea a todos los omnes q’esta carta vieran Como nos el Concejo de Soria poblamos a Dvruelo que es término de Soria, et poblámos la de omnes de Rio de Ghotmiel e que sea aldea de Soria e que los q’moraren que fagan todos sus derechos como aldea de Soria, e otorgamos les que la ayan con todas sus pertenencias, con montes, con Ríos, con pastos, con heredades, con deffesas, con entradas, con fallidas, así como fue de la otra puebla que fue antes…"

Los derechos otorgados a los durolenses fueron confirmados y ampliados, en algunos casos, por diversos reyes: Sancho IV, Fernando IV, Alfonso X, Alfonso XI, Pedro el Cruel, Enrique II, Juan II, Enrique IV, Reyes Católicos (1493) y Felipe II (1557 y 1600). A ellos hay que añadir la pragmática de Fernando VII (1817). Asimismo cabe reseñar, en lo que respecta al reparto vecinal de las suertes del beneficio comunal del monte, la adjudicación anual de 1.747 pinos de privilegio otorgada por el Ministerio de Fomento el 16 de Septiembre de 1901.

Así los antepasados disfrutaron de una vida patriarcal, perturbada algún tanto, durante la guerra de la independencia, en la que la intrusión de Napoleón Bonaparte, supuso tales calamidades que hubo necesidad de vender algunas ricas alhajas de la iglesia parroquial para subvenir a las necesidades de sus moradores. Durante esta guerra se produce una considerable disminución de población.

Duruelo formó parte de la Real Cabaña de Carreteros e incluso creemos percibir la existencia de la carretería cuando Sancho IV, en 1289, prohíbe que los montañeros de la Villa y Tierra de Soria les cogieran la madera que llevaban a los mercados por los caminos pinariegos.

Más importante fue la primera guerra civil, donde Duruelo fue teatro de sus operaciones, donde el Cura Merino con mil quinientos infantes y cien caballos venia a reponerse de sus fatigas después de haber librado una importante batalla en las llanuras de ambas Castillas, refugiándose en la cueva de Covagrande, a 7 km de la localidad.

 

Más tarde, y ya hacia 1966, cuando se pretendía arreglar los bajos de la iglesia, doña María Ángeles Golvano, natural de Duruelo de la Sierra, ordena paralizar dichas obras al observar esqueletos que darían lugar a la excavación de la necropolis llevada a cabo por el equipo del doctor Alberto.

Hoy día Duruelo es el ejemplo más elocuente del cooperativismo en la industria de la transformación de la madera para el mueble en toda la provincia de Soria. Cuenta con una importante tradición maderera, con una industria que aun hoy sigue teniendo una significativa presencia en el pueblo. Destacan espacios como plazas Carta Puebla, del Millón o plaza Alejandra Soria: y servicios como el área de aparacamiento de camiones o el área de servicio para autocaravanas, que es el reflejo de la importancia que tiene el turismo hoy en el día para este municipio.

Duruelo fue reconocido en 2017 con el XII Premio Provincial de Turismo que otorga la Diputación Provincial de Soria.

 En su padrón municipal, algo más de 1104 personas, en un pueblo que creció por su actividad económica, pero cuya caída es notable conforme pasan los años.


Comparte esta Página